Gestación semana a semana

1 Semana 1: La perra entra en celo o calor y en el momento de la ovulación ella se mostrara receptiva al macho y seguramente él  podrá montarla, el óvulo puede haber sido fecundado inmediatamente después de que se hayan introducido los espermatozoides en el apareamiento, o unos días después pues los espermatozoides sobreviven 7 días en el útero de la hembra. Posteriormente los embriones se mantendrán suspendidos en el útero, hasta que migran hacia los cuernos del útero, donde flotan y se mueven libremente en el líquido uterino.
Independientemente de la raza, la gestación en la perra se prolonga un promedio de 63 días, es decir, el período de tiempo comprendido entre la ovulación y el día del parto. 3
4 Semana 2: El celo de la perra ha finalizado
Semana 3: Los embriones se implantan en el útero, en un proceso denominado “implantación”,  donde posteriormente se irán desarrollando y serán envueltos por una membrana protectora que les proporciona los nutrientes necesarios. 6
7 Semana 4: Comienzan a formarse los oídos. Tu veterinario puede confirmar el estado de gestación de la perra mediante una ecografía y obtener información relativa al número de cachorros.
Semana 5: El desarrollo del embrión no es significativo hasta el día 30, se forman los párpados, se separan los dedos de los pies, todos los órganos comienzan a formarse, por lo que puede considerarse que los embriones se han convertido en fetos, incluso aunque su desarrollo no haya finalizado. Durante la fase fetal, más concretamente a partir del día 40, los fetos adquieren el 75% del peso que presentan al nacer. A partir de la quinta semana  el desarrollo del feto se acelera, y éste gana peso y su esqueleto se mineraliza.  8
9 Semana 6: Aparecen las pezuñas.
Semana 7: El pelaje es uno de los últimos órganos que se desarrolla, al igual que el esqueleto, que comienza a osificarse en el transcurso del último tercio de la gestación.Semana 8: Hacia el día 50 de gestación, los esqueletos de los fetos ya se han osificado. 10
11 Semana 9: La perra busca un sitio tranquilo donde parir, la vulva se dilata y los ligamentos pélvicos se relajan para que los cachorros cuenten con el espacio suficiente para nacer.

Fuente: http://www.madresycachorros-criadores.es/

Escriba un comentario