Historia del Chihuahua

Evolución del perro

El Chihuahua es una de las razas más populares del planeta por su baja estatura y temperamento cariñoso, lo que lo hace el mejor perro de compañía.

El Chihuahua es una reconocida raza cuyo origen se ha trazado al menos hasta el antiguo México, pero casi todo lo concerniente a su origen aún se mantiene en el misterio y existen decenas de historias y teorías que han intentado explicar sus raíces.

Una de las más populares, cuentan que el Chihuahua fue el perro sagrado de los aztecas y otra afirma que los verdaderos dueños de los perros Chihuahua fueron los Toltecas quienes llamaban al perro “Techichi”. Sin embargo otros expertos se mantienen firmemente en la teoría de que “Techichi” era sólo el nombre de un pequeño roedor, en nada relacionado con el perro Chihuahua.

En cualquier caso, el nombre actual del perro proviene de la ciudad Chihuahua, que está ubicada en la bella Sierra Madre, como también, se conocen dibujos grabados en piedra de las culturas mesoamericanas de México donde aparece un perro similar al chihuahua.
Cualquiera que sea la historia de la raza, no es una historia completamente feliz pues conocemos que este pequeño perro fue alguna vez usado en sacrificios durante rituales religiosos y que los Chihuahuas rojos y amarillos eran regularmente ejecutados cuando sus dueños morían, pues se creía que el perro asumía los pecados de su dueño después de la muerte.

A diferencia de los otros Chihuahuas, los Chihuahuas negros fueron considerados sagrados y Montezuma II, el último emperador Azteca, tenía cientos de Chihuahuas en su palacio, mientras que Santa Ana, el dictador mexicano que vendió parte de México a los Estados Unidos, tenía cientos de ellos quienes lo acompañaban a las batallas y que fueron encontrados en sus campos cuando fue finalmente vencido y capturado.

La raza Chihuahua fue aceptada en la AKC (American Kennel Club) en 1904 y el primer Chihuahua registrado fue nombrado muy apropiadamente “Midget”, que significa duende en inglés.
Los Chihuahuas comenzaron a ser populares en Estados Unidos alrededor de 1850 cuando cerca de una docena fueron importados al país, otros fueron vendidos a turistas americanos en las fronteras mexicanas y casi todos a todos los perros chihuahuas de ahora se les puede trazar su origen hacia este grupo de perros.